910 05 39 04
1ª CITA GRATUITA

La División Judicial de la Herencia

Herencias Judiciales, en qué consisten y cuál es el proceso

Imagen del apartado

División Judicial de Herencia

¿Busca un Abogado Especialista en la Partición Judicial de la Herencia? ¡Nuestro Despacho es especialista en herencias conflictivas!

Las herencias judiciales son aquellas en las que no existe testamento o el testador no ha establecido la partición ni ha nombrado a un contador partidor.

En caso de herencias judiciales y conflictivas, es aconsejable acudir a un abogado especialista en herencias. Este profesional asesorará a los herederos acerca de sus derechos y en caso de desconformidad indicará el camino a seguir.

910 05 39 04
La garantía de un gran Bufete

División Judicial de Herencia

¿Por qué un reparto de herencia llega a instancias judiciales?

Ningún heredero tiene obligación de permanecer en sociedad con los demás beneficiarios de la herencia. En ocasiones, los coherederos se ponen de acuerdo en el reparto y no es necesaria la intervención judicial. Pero cuando esto no ocurre y existe desacuerdo, tiene lugar la división judicial de la herencia.

Puede solicitarla cualquier heredero, siempre que no haya contador designado por el fallecido. Para ello lo mejor es acudir a los servicios de un abogado experto en testamentos y sucesiones.

La partición judicial de la herencia, normalmente, es un procedimiento complejo y debe de ser abordado por un abogado con mucha experiencia en la distribución de herencias.

¡Llámenos sin compromiso!

¿Cuál es el procedimiento para la división judicial de la herencia?

La división judicial de la herencia no requiere de juicio. Es un proceso contencioso regulado por el Código Civil. En la división judicial de una herencia tiene competencia el Juzgado de Primera Instancia del lugar en el que el fallecido tuvo su último domicilio.

Si el causante falleció en el extranjero, se considerará el último domicilio en España o en donde están la mayoría de sus bienes, a elección del solicitante. Es en este reparto judicial en el que se presenta la solicitud y será ese Juzgado el que se ocupe del procedimiento.

El proceso judicial de una partición de herencia sigue determinados pasos:

1. Solicitud de división judicial de bienes

El proceso de división judicial se inicia cuando uno o varios herederos o legatarios realizan una solicitud de división de bienes. Están habilitados para realizar esta solicitud de partición quienes tengan derecho sobre la herencia. La solicitud debe acompañarse con certificado de defunción del causante, últimas voluntades, testamento, auto judicial o acta de declaración de heredero.

2. Junta de Herederos

El Letrado de la Administración de Justicia citará a:

Se procede a realizar la Junta de herederos, que será presidida por el Letrado de la Administración de Justicia. En esta reunión se formaliza el inventario de la herencia, con el activo y pasivo de la misma. Los herederos tienen que estar de acuerdo con este inventario.

Suele ocurrir que, en la instancia de la Junta, cada heredero aporte su inventario. En función de estas listas, se acuerda el inventario sobre el que se trabajará en la división judicial. Si no se logra este acuerdo, será resuelto en instancia judicial.

No se requiere quórum para realizar la Junta. Cuando ninguno de los herederos se presenta, se archiva el caso.

División de la herencia

Después de contar con la lista del activo y pasivo de la herencia, se designan Contador partidor y un Perito, que se encargarán de avaluar y distribuir los bienes.

Las operaciones divisorias deberán presentarse en el plazo máximo de dos meses. Se convocará a los interesados para notificarlos del resultado de la intervención y de la división de la herencia. Si todos aprueban la división, se procede a la entrega de los bienes a sus destinatarios.

Si alguno se opone, el tribunal escuchará sus argumentos y analizará las pruebas que se propongan. Emitirá su sentencia.

Seguidamente el Letrado entregará a cada heredero los bienes que se le han adjudicado y los títulos de propiedad correspondientes.

¿Cómo se resuelven las herencias conflictivas sin llegar a tribunales?

Cuando se conoce el testamento y la distribución de los bienes que realizó el causante, puede ocurrir que uno o varios herederos se nieguen a firmar la partición. En este caso, la división de los bienes queda paralizada. No se distribuyen los bienes ni se puede venderlos, tampoco se puede retirar dinero de ninguna cuenta bancaria.

Probablemente, esta situación ocasione tensiones y enfrentamientos entre los herederos. Por eso, el arbitraje testamentario es una figura jurídica que tiene como misión resolver estos conflictos sin que trasciendan al exterior de la familia.

La labor del contador partidor

En algunos testamentos el causante ha nombrado a un Contador partidor. Es esta una herramienta para evitar herencias conflictivas. Se trata de la persona que mediará entre los herederos en caso de disputas, y que hará valer lo dispuesto en el testamento.

El contador sería el encargado de determinar tanto el valor de los bienes como la distribución. En algunos testamentos, el fallecido dispone que todos los pleitos relacionados con la herencia se solucionen mediante arbitraje. Los árbitros disponen de seis meses para resolver el conflicto, plazo que se puede extender a ocho.

La Cláusula Socini

Asimismo, existe otra medida que el testador puede disponer para evitar que sus herederos se enemisten, la Cláusula Socini. En virtud de esta cláusula, los herederos que acudieran a los tribunales por desconformidad con la partición de la herencia, recibirán únicamente la herencia mínima legal, es decir, la legítima estricta. Es una medida amparada en el Código Civil.

El testadtor también tiene la facultad de establecer sus legados. Son bienes o derechos que el testador ordena que se entreguen a un determinado heredero.

Tanto los legados como la Cautela Socini y el Contador partidor son herramientas que el testador dispone para evitar que sus herederos se enemisten y que la herencia sea conflictiva.